Redacción de textos funcionales

Monday, November 08, 2004

Redacción de textos funcionales

Redacción de textos funcionales

En nuestra vida cotidiana y escolar es frecuentemente necesario redactar textos funcionales tales como: cartas, informes, hojas de vida, etc.

Nos ocuparemos , primero, de la redacción de informes y luego aprenderemos a elaborar nuestra propia hoja de vida.

Un informe es una exposición que se hace, en forma oral o por escrito, del estado de una cuestión, de lo que conviene hacer en ella, etc. El informe puede ser periódico (diario, semanal, mensual o anual) y se utiliza para darse cuenta del desarrollo y avance de una actividad, investigación o trabajo que se está realizando.

Un informe también puede hacerse sobre una persona o un asunto concreto; en este caso no tiene periodicidad, es decir, se hace una sola vez.

El informe debe:
1. Situarse en el tiempo y en el espacio
2. indicar el tema principal
3. anotar datos precisos
4. proporcionar datos sobre aquello que se tratará en el siguiente informe

Ejemplo:
Informe mensual acerca de la revista que elaboran los estudiantes de Biología y que se envía a los docentes, alumnos y autoridades de la escuela de Educación de la UCAB.

Distinguidas autoridades de la Escuela de educación de la Universidad Católica Andrés Bello.

Este mes de junio tenemos varias noticias que comunicar a ustedes con respecto a la aparición de nuestra revista.

Comenzaremos señalándoles que ya nuestra revista tiene un nombre definitivo, se llamará UMBRAL CIENTÍFICO. En cuanto a su periodicidad, el equipo de colaboradores dirigido por el alumno Mauricio Bisquerra, decidió que UMBRAL CIENTÍFICO sea una publicación bimensual, con el fin de contar con el tiempo necesario para poder seleccionar cuidadosamente el material que los compañeros nos hacen llegar.
Por otra parte, ya están definidas las secciones con las que contará UMBRAL CIENTÍFICO. Éstas son:
1. La noticia del mes. En esta sección se publicará el suceso que resulte de mayor importancia en la escuela.
2. El tema del mes. Se incluirá un tema trascendente para toda la comunidad universitaria.
3. La sección humorística, en donde publicaremos caricaturas elaboradas por nuestros expertos dibujantes .
4. La entrevista del mes. La cual registrará las conversaciones que para este fin sostengan nuestros colaboradores con diferentes personalidades del saber científico de nuestra escuela.
5. La sección recreativa. En ésta podremos encontrar crucigramas, sopas de letras, laberintos, chistes y anécdotas de sucesos ocurridos en nuestra comunidad universitaria.

Por último, deseamos informarles que los colaboradores de UMBRAL CIENTÍFICO son:
Director: Laedy Pereira
Subdirector: Jouri Fernández
Jefe de redacción: Jesús Fajardo
Fotógrafo: Kerwing Rodríguez
Reporteros: Ramírez José, María Teresa Escalante, Karely Rivero, Eva Moniz, Miguel Enrique Otero y Teodoro Petkof.

En el informe del próximo mes presentaremos los trabajos correspondientes a cada sección con el objeto de recibir sus comentarios y opiniones, antes de su publicación y de que haya tiempo de incorporar sus observaciones tendientes a enriquecer el primer número de la revista UMBRAL CIENTÍFICO.

Agradecemos su atención.

Ejercicio:
Redacta un informe sobre el proceso que han seguido tú y tus compañeros de equipo para realizar alguna de las actividades realizadas durante el año escolar en curso.

La Técnica del Ensayo

LA TÉCNICA DEL ENSAYO: Un instrumento para la enseñanza de la redacción

Redactar un ensayo consiste en tratar un tema cualquiera desde una óptica personal. Sin embargo, desde un punto de vista didáctico, puede extenderse su utilización a la redacción de cualquier planteamiento teórico: una pregunta de desarrollo, un tema de composición libre o sugerido, una ponencia, una carta formal, un artículo periodístico. Pero la utilidad más importante que posee el ensayo, radica en la organización de las ideas, primero mentalmente y luego en la redacción escrita. Así mismo, el ensayo es útil en la planificación de una exposición, trabajos escritos, evaluaciones teóricas, etc.
En consecuencia, para expresarnos por escrito en forma coherente, es preciso que atendamos a una estructura fija, que por fija no deja de ser dinámica, como se verá luego. Todo ensayo debe tener tres partes: INTRODUCCIÓN, DESARROLLO Y CONCLUSIONES.

1. INTRODUCCIÓN:
En la introducción se coloca la idea central o inicial que vamos a desarrollar después. Esta se expresa en un sólo párrafo con unidad de pensamiento, es decir, todo el párrafo debe girar en torno a una idea central que puede expresarse de diferentes maneras:
1.1. Planteamiento de un tema: se enuncia el tema y se ubica en el tiempo y en el espacio.
1.2. Planteamiento de una interrogante: se comienza el ensayo con una pregunta. Esta debe orientar el desarrollo del ensayo y por último, concluir con una respuesta.
1.3. Antecedentes de un tema: consiste en enfocar el tema a través de una panorámica histórica. Cómo ha sido tratado antes.
1.4. Definición de términos: si vamos a redactar algo sobre la contaminación, es plausible iniciarlo definiendo el término en su más variada concepción. Luego se desarrollan los diferentes tópicos y al final de expresa nuestra proposición personal.
1.5. Planteamiento de un problema: esta modalidad se utiliza cuando se desea plantear un problema particular.
2. DESARROLLO:
En esta parte se ofrece una ampliación de la idea esbozada en la introducción, es decir, se explica pertinentemente la idea. En esta parte se puede acudir a las apoyaturas textuales para dar mayor relevancia
a lo que se expresa. Esta parte debe tener más de un párrafo. 25
A continuación se explica como debe ser el desarrollo según la introducción escogida en el esquema propuesto.
2.1. En el caso del planteamiento de un tema, el desarrollo deberá contener la ampliación del mismo, sedarán todas las explicaciones pertinentes y las ejemplificaciones necesarias.
2.2. Si el caso es el planteamiento de una interrogante, debemos explicar y ejemplificar
tal interrogante.
2.3. Si la introducción está planteada cómo antecedentes del tema, el desarrollo deberá expresar el presente de ese tema, lo que existe, sus relevancias y sus irrelevancias.

2.4. Si escogimos la definición de términos, debemos redactar el desarrollo sobre la base de explicaciones acerca de los diferentes puntos de vista que se han sostenido al respecto. Es decir, hay que construir un marco teórico alrededor del tema.
2.5. Cuando se trata de un problema planteado en la introducción, este debe ser explicado exhaustivamente en el desarrollo y defendido por el ensayista.

3. CONCLUSIONES:
Tiene el objetivo de cerrar el tema. Las conclusiones deben estar expresadas en un solo párrafo, máximo dos. La conclusión también variará según el tipo de ensayo que hayamos preferido.
3.1. En el caso de planteamiento de un tema que se amplía, explica y ejemplifica en el desarrollo, la conclusión deberá presentar una visión particular de ese tema.

3.2. En el caso de planteamiento de una interrogante que se explica y se ejemplifica en el desarrollo, la conclusión debe responder la interrogante.

3.3. Si la introducción se trató sobre los antecedentes de un tema y el desarrollo planteó es estado actual del mismo, la conclusión deberá tratar de ese tema.

3.4. En el caso de la definición de términos y su explicación, la conclusión deberá expresar los términos que nosotros proponemos y estos deberán ser diferentes a los planteados en el desarrollo.
3.5. Si se escogió el planteamiento de un problema, el cual fue explicado y defendido en el desarrollo, la conclusión debe ofrecer una solución a ese problema.

Un aspecto importante de la técnica del ensayo es lograr la coherencia de las ideas expresadas en la redacción. De ninguna manera deberán aparecer escritas las palabras introducción, desarrollo y conclusiones, sino que esta estructura debe aparecer como parte de la organización interna de lo expresado, de tal manera que el ensayo será un texto coherente, que logre la competencia comunicativa que se espera de ti como estudiante.
Tomado de “La Técnica del Ensayo”: un instrumento para la enseñanza de la redacción” de Rosario Russoto, en : LETRAS, 46.